lunes, 2 de marzo de 2015

CAMALEÓNICA




Siento la seda moviéndome las gotas
el rumor humedece
y acomoda su diestra en la quimera
cuando las sombras salpican los rincones
y se fecundan navajas en el viento
espermatozando oceános
que encapsulan el vicio
y demoran las rosas
desde el ritmo en que se pliega el ovario
Tú en la selva asfáltica
numerando estrellas
en un cielo que engulle su infinito
a esta cítrica fantasma
-Por qué tocan levemente las campanas
notas de niña arrebatada-
Mi madre huye de la forma destartalada
de engancharme a la pausa
en las sombras que me habitan
cuando la noche busca su acomodo
en los cajones del miedo
Mi Madre reclama la tristeza que circunda
los rincones fortuitos de tibios desahogos
por cavernas de cielo en brocales del pozo
La página cuelga su tropel de palabras
en mensaje inalámbrico a pantalla de plasma
donde debo escribir
que aprendí de memoria los fracasos
el hueco inhabitable
inferior al voltaje del relámpago
Ya no bebo libros
porque el líquido absorbe
y pudre las piedras
en el diámetro del vaso
Ahogo en periferia de letras
partitura de hielo que soporta los grados
Sabe a nunca el silencio del óvulo
su consistencia de sangre
por donde surgen pájaros
que sobrevuelan la soledad del saco
Una mujer arrastra las maletas
porque se cansa del presagio
su voracidad errante que amamanta vacíos
cuando el niño queda varado
a la esterilidad del blanco
Vierto horizonte a los puntos cardinales
a la espera el suicidio de la luz
que proyecta su hondura
donde la resequedad cuartea ligamentos
Al atardecer acaricio las ramas
el costal maloliente de otoños
que entre mis sedas urden su hojarasca
Ya no tomo las rosas con las manos
ahora muerdo los pétalos
para engendrar demonios que proliferen pecado
Hay ruegos que surgen de algún sitio
como hebras de sol que duplican su amarillo
en la empinada cuesta de los años



Marina Centeno

sábado, 21 de febrero de 2015

Le Jeune Homme et la Mort


PROSCRITO


Ver  a a la muerte de cerca
con esa sensualidad que se atesora
en los estados de ánimo
yugular que se vuelca en la corriente
y se encuba el cirano en los rincones
cuando muerde los labios
...y gemir en el témpano
aferrada al volcán y al hematoma
cuando aprieta mi cuello
y pronuncio su nombre
en el último hálito
abro los brazos y las piernas
le seduzco en las garras
para hacernos fugaces en la médula
sin saber que morir es cosa seria
sin saber que vivir nos causa pánico


Marina Centeno






NEXT





UN POEMA DE AMOR



Dime qué hacer mi guerrero de sal
cuando llega el tsunami en el zapato
a ganar distancia a los dígitos
con las cifras temblando en los labios
Quiero tu nombre sitiado entre mis puntos
en el temblor en que la luz vomita sus fulgores
en los trapos que aflojan mis lunares
y en el flujo en que se multiplican
los reflejos del mar
Mátame pides -yo te mato-
en la rama que repta en el cuartel
donde el ombligo clava su sigilo
para verte morir en mis paredes



Marina Centeno

NEXT


Semblanza


“A veces los pájaros sólo son señuelos del desvelo,
Secretas llaves, avisperos, aire donde las imágenes
Se duplican y forman un álbum intransitable”.
André Cruchaga.



Nací cuando las palmeras
bailoteaban su pereza en el estío de junio
con el aullar de la brisa que corrompe a las gaviotas
en su día primigenio
Mis padres -dos impostores de los arraigos del cielo-
en el crujir de mis ojos alborotan su vacío
con el caldo y la marea
con los peces y el señuelo
Marcada la línea espesa
mientras los pies se hunden
en titanes perecederos
Cuántas prendas han roído las uñas en el destierro
porque todo tiene un tiempo
un matiz
y una pared para colgarse del viento
Ahora veo las semblanzas
como postales que llegan enredadas
entre lágrima que ablanda
y puerto para el naviero
Ahora todo tiene un sitio
-lo más plausible-
para engañarse a sí mismo
Ahora soplan los embates como caricia de pétalo
y la espina -por más dura- no tiene ardor ni ponzoña
sólo esquirla que se encaja a mi silencio



Marina Centeno

martes, 17 de febrero de 2015

NEXT




HABLANDO DE ROSAS


Después de la cena -una pausa-
el café entre lo contemplativo
al contacto del mundo
desde donde observo lo trillado de la noche
en el avance de las horas
para que caiga el tiempo
como un ardid de rosas
dispuestas al aroma de tu sexo
sin importar lo que incite
mientras dejo la taza
y sacudo el blindaje de tu cuerpo
para morder el pétalo 



Marina Centeno

NEXT




Este año salí en la televisión
me hicieron 500 costuras
y un ciento de penetraciones
a tritura y golpe en el poema
para volver ceniza a los desaparecidos
no obstante avancé 10 gramos
para alcanzar el raiting
y no quedarme preso en el estanquillo
con un palmo de hojas impresas
Divisé las sombras de las casas
de sus techos con huecos
y hematomas en el interior
Tuve luces y cámaras
con señales de aborto en los canales
para saber cuánto paga el que habla
y cuánto calla el que paga
Esta sensación mediática que llega
cuando todo lo mío se alborota
y no queda más que refugiarme
en el fondo del sillón


Marina Centeno