lunes, 15 de diciembre de 2014

A-temporal




Me llevo tu aroma hacia otra parte
el olor a axila que se impregna a mi cuerpo
del tufo a mordida cuando a tientas me buscas
y me alzas al ruido con la lengua libando
entre poros y sueños


Marina Centeno

A-temporal




Yo me derramo -sí- yo me derramo
me derramo de musa en cinismo
me derramo de ascua y de viento
de ansiedad y sepulcro en las orillas
Me derramo de sal y de utensilio
de heridas y suturas malolientes
me derramo de semen y de súbito
de morbo en el accidente
Me derramo de angina y de vicio
de trotar entre sarro y futuro
me derramo de agua y de líquido
en el abismo de las siete


Marina Centeno

A-temporal


Imagen: ©marinacenteno




Es el mar el obstaculo o el adversario
de un olvido que llega sin recurso
que impida naufragar a lo ancho de la inmensidad

Marina Centeno

A-temporal




Ningun hombre
me ha hecho
lo que la Poesia...



Marina Centeno

A-temporal

Imagen: ©marinacenteno


Sobra oscuridad entre nosotros
y hace falta el tiempo
con sus aspas rozando la premura
de una caricia a otra
cuan larga la lengua en el juego
de exprimir el poema
para que caiga gota a gota
sobre tu cuerpo


Marina Centeno

A-temporal


Imagen: ©marinacenteno



Agregamos sinopsis y rescatamos conceptos
luego la ceniza sobre de nosotros
-Ditirambos de injurias para salvaguardar el miedo-
Si el viento sopla de izquierda a la naturaleza
que hace fuerte a los árboles
y la soledad se cubre de banalidades distintas
Los niños corren por las calles y la sangre salpica
hasta hacer del camino dos cuencas cubiertas
mientras las Madres juntan firmas para izar la bandera
con el temblor de los labios y los tobillos atados a una sola cifra
No hace falta tallarse los ojos para ver de lejos


Marina Centeno

lunes, 8 de diciembre de 2014

A-temporal

Nicolai Ivanovich Fechin(1881-1955) Nudo




A veces -siempre- camino desnuda por la casa
el timbre del telefono rasga mi piel
y el ánimo intercede hasta mis huesos
sin vendas que aten y nudos que atropellen
más que el simple hueco de mis poros
absorbiendo el tic tac
en la oscuridad que se ahonda entre las nalgas
Salvo algunas noches
cuando el frío cimbra la ventana
me arropo con tu nombre
y sorbo la penumbra mientras tiembla mi cuerpo
debajo del cobertor y la añoranza




Marina Centeno