jueves, 7 de octubre de 2021

Querido amor -no tan mío-

Dibujo a lápiz de Marina Centeno



-Querido amor no tan mío-

 

Percibo el aroma de las flores

aquellas que colocas al florero

cada que se acerca el onomástico

y se impregnan de historia las paredes

connota el canto de los pájaros

para hacerme creer que es primavera

y que el sol revienta en las cortinas

perfectamente azules y volátiles

 

También -con algunos problemas-

se llena el ambiente de poema

pululan los ritmos del soneto

la visión antigua de la décima

acercándose al acontecimiento

de la esfera y matiz que nos delata

como una sustancia venidera

de celebración íntima y gozosa

que gotea sobre nuestros cuerpos

 

De nuevo coloco algunos títulos

y el tiempo cae sobre el contenido

al meter a Tolstói junto a Cortázar

-Quién diría vivirían juntos

entre polvo y tristes telarañas-

sosteniendo debate de ego-ciclos

en el doblez de las páginas roídas

a causa del pulsar y los enigmas

 

Al traspatio le sobran agujeros

donde pongo la voz del abandono

a crecer en el tul de la nostalgia

Ya no encuentro pretextos suficientes

para dejarse caer en los sillones

a contemplar los sucesos desde adentro

con un vuelo raudo y sin sentido

de una calamidad ilimitada



Marina Centeno 


miércoles, 6 de octubre de 2021

PORMENORES DEL PRÓFUGO


 

 

Late en mí una mujer prudente

laberinto/sexual y olfativa

que surge desde el término desuso

para la melancolía de sus formas

Convulsiona ovárica/clitórica/

fluido/vaginal/endromepausa

perenne entre la cáustica costumbre

tristemente de papel y controversia

 

Se hunde en el pulsar de sus dos piernas

a masturbar recuerdos impolutos

que llegan a cruzar el cocodrilo

de las lágrimas asidas al “sin/reglas”

cuando se apropia del modo paulatino

casi circunstancial y transgresora

para dejar cubierta la pared   

con un pigmento turbio de incorrecta

 

Altanera de las causas catastróficas

remanso entre las ramas del ciprés

-Ella es el otro "yo" en nictálope

que sutura la pelvis en las otras-

para borrar señales del pasado

y renacer sin miedo en cada una

con el fin de llevar el contratiempo

en poéticas de fatuo y moraleja

 

Es el tinte tragedia-dramatismo

en el punto donde las hormonas

estallan de hartazgo y ciclo-feria

para hacerse notar en lo contrario

aunque tenga partida a la mitad

la sombra de lo que un día quiso

y no se pudo: Mujer útero/guerra

Mujer útero/plástico/poema


Marina Centeno 

martes, 2 de marzo de 2021

jueves, 22 de octubre de 2020

LE TEMPS QUI PASSE

 




Confusa en la oquedad de este silencio 
muriendo lentamente en el paisaje 
 le trazo algunos versos al cuaderno 
cubriendo los rincones por capricho 
 Marina Centeno 



Sostenida a los cuatro cirios del embeleso Acostada a la espera de que llegue una guirnalda de opúsculo al grueso del abandono Terminaron los días del encierro y ella sigue atada a los delirios Pegada al resquicio de la ventana remendando la vida con desequilibrio 

¡Llegaron las auroras ! -Dice El sol se trastabilla en el patio y la maceta se rompe entre la zanja que han hecho las hormigas Acabarán con todo dulcemente Se derramará la tierra sobre el suelo y tendremos terraza de amapolas cubriendo los espacios con su débil movimiento innecesario Para ese entonces estaré buscando oquedades a los presuntos que se han ido Le escribo a enero _continúa A las heladas costras que han dejado un mural abstracto en las paredes donde el moho hace muecas del último temporal Aquel donde las aguas enervaron con fuerza llenando de alimañas nuestras calles Cubriendo de humedad los precipicios ¿Se apagarán las voces? _pregunta No tengo falsedades en las manos. Omisiones -tal vez- Acertijos -dejaron de seguirme- Soy longeva del cauto Pacifista sin tiempo Sobriedad a oscuras Tristeza de rufianes Acontecer del tímido Rivalidad de pausas Pirotecnia sin título Por eso sigue la llama de la tarde Estaré triunfando en la marisma Atormentada por la arena adusta entre mis traumas de liviana de cuerpo quebradizo. 

Con ella basta ser música 

Escuchamos los sonidos que tiemblan en el espeso de la noche Ella duerme la migraña del capricho Rumiando ante los vendavales en la estrofa de algún libro Es peñasco en el hervidero mientras sueña con seres que almacena en el escondrijo de sus inmediaciones Le Temps Qui Passe -Murmura El encaje del verso le aprisiona y de nuevo se refugia entre mis costras Hace pausas de mármol en mis ganas Me quedo abrigo Me quedo asiduo Me quedo nudo Me quedo auspicio Me quedo exhausto Me quedo obstruido Me quedo acuoso Me quedo Me quedo Me quedo Me quedo 

Los pilares se inmovilizan para hacerme creer que ya está muerta

sábado, 25 de abril de 2020

ENTRE-COMILLAS

"Deterioro"
Fotografía Marina Centeno 




Todos tienen un alto por despecho
para hacer connotar "entre-comillas"
pretendiendo emanar como si nada
sin embargo hay quienes se atropellan
y van dando lugar a la "empatía"

Es curiosa la forma que unos tienen
se transforman en pésimos"granujas"
que convierte en harapo su sonrisa
les libera del páramo hasta siempre
para ser el caudal de los simpáticos
que se aferran a un modo "diferente"
cuando existe evidencia de osadía

Hay lugares y sitios para todo
Hay personas que mienten y asesinan

De este modo me quedo en el rezago
y le cedo el crepúsculo al valiente
porque tengo la puerta entre-abierta
para ver como caen las sortijas

Lo que antes amé ahora es tan sólo
un payaso de circo que no evade
los peligros en cierne de sí mismo

Marina Centeno

DESARMAMOS NUESTRA ARTILLERÍA

"Abstracciones"
Fotografía Marina Centeno


Era fácil caminar a ciegas 
presentir el precipicio de la lejanía
atardecer cuando todo parece 
que se vive la soledad a oscuras

Cuando nos conocimos 
pareciera que toda la penumbra 
al final se convertía 
en un andar de aguas curvilíneas 

Su sonrisa era impecable en el descaro
Me sorprendí dos veces
acomodándome a sus formas primitivas
aquellas que siempre te conducen
a parajes exóticos de náufragos 

Sin embargo hubo algunas ambiguas 
pensando que los improperios 
no cabían en poemas de despecho
ni siquiera en el andar de la rutina 
entonces los dos necesitamos 
atravesar paredes de holocaustos 
sinagogas de légamo y obtusas
para hacer de cuenta que el bullicio
envolvía el quehacer de nuestra herida

Fue así cuando llegó el tapete
y cada cual se limitó a su viaje 
torrenciales que siempre concluían 
en fronteras de agua y de desdicha

Vacilamos un poco al protegernos:
Él con el sincope acuario entre otras naves
Yo merodeando la soga del suicida 

Ahora estamos en lapsus de arrogantes
cavilando en la tregua del encierro
entre espacios vacíos que pretenden
ahogar de renglones la escritura 

Marina Centeno